Neko

Cita del momento:

"No se puede ir por ahí construyendo un mundo mejor para la gente. Sólo la gente puede construir un mundo mejor para la gente. Si no, es solamente una jaula."
-- Terry Pratchett, Brujas de Viaje.
Licencia de Creative Commons Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

domingo, 25 de octubre de 2015

Por sorpresa.

Lo mejor de escribir un relato, sea para un concurso o por placer, es que lo lean. Lo disfruten y hagan suyo aquellos que se acerquen a sus líneas.

Gracias al relato corto (leedlo AQUÍ) que presenté al Palabracadabra 2015 (cuyo proceso os cuento AQUÍ), y gracias a mi faceta de artesana, y sobretodo gracias al azar, esta tarde se me ha ocurrido un fragmento cuya protagonista he retomado del relato "El dólar de plata".

Y la verdad es que me estoy planteando seriamente darle vida más allá de fragmentos y mini relatos, y crear un personaje con sus aventuras y desventuras, una Alicia con sus fantasías y una Sofía con su lógica. Un ying-yang protagonista de vivencias fantásticas... Un escape. Un entretenimiento para mis musas.

Aquí va el pequeño texto de hoy, inspirado en hechos reales:

"Amaneció un frío día.
Alicia caminaba silenciosa por la calle, camino del trabajo. Iba desilachando con calma el enmarañado nudo de pensamientos que tienen las personas somnolientas por la mañana. Sus pasos eran acompasados, las manos en los bolsillos y los ojos mirando sin ver, fijos en el adoquinado de la acera. En ese momento, una alarmita emocionada hizo chispa en su ocupado cerebro. Sus ojos habían encontrado un pequeño tesoro abandonado en el suelo, pero su cuerpo siguió andando en automático. De repente se detuvo, dió media vuelta, y se quedó mirando aquella preciosidad tirada en el suelo: blanco y negro sobre un triste y pétreo gris, encontró inocente y desvalido un cinco de picas.
Solitario, en medio de la nada. Sin ninguna hermana de su baraja alrededor.
Alicia se agachó, recogió la carta con delicadeza, la observó atentamente, y la guardó en el bolsillo.
Al llegar a casa, la presentó a sus nuevas compañeras, adoptadas de antiguas aventuras mágicas y que ahora vivían en La Chistera Mágica.
- Aquí estarás a salvo, pequeña.- susurró.
La carta se acomodó y al fin durmió tranquila."


martes, 8 de septiembre de 2015

Concursito literario a la vista.

He amado escribir desde que era una enana.Recuerdo rescatar del desván la Olivetti de mis hermanos y escribir con ella historietas divertidas, cuentos, o sueños que había tenido...
También me encantaba escribir a mano. Tengo carpetas llenas de legajos y varias libretas con catársis a modo de poemas (de los modernos, de estos sin rima jeje), con cuentecillos, o con esbozos de futuras historias.
Con 14 años, animada por mi profesora de Lengua y Literatura, me presenté a mi primer concurso de relatos de la comarca del Jiloca, y lo gané. Envié un cuento fantástico tierno, "El lago de los susurros", de romanticismo puro e inocente, pero apuntando maneras ya: salían brujas molonas, pero intercambiando estereotipos...



Muchos años después me presenté (con el fragmento de un relato mucho mayor) a los Gandalf de la STE y pasé desapercibida (como era de esperar).Fue la primera historia larga que he empezado y acabado, y aunque me siento muy orgullosa de "La leyenda de Selerkála", fue una mala idea enviar sólo un fragmento. Pero la cosa fue que empecé a escribirla para el concurso, y cuando llegué al tope de las 10.000 palabras me di cuenta de que la historia ya no me pertenecía, que quería crecer, y que debía permitírselo. Así que seguí documentándome y escribiendo durante casi un año en mis ratos libres de universidad y juergas.  


Aquello no me desanimó, porque principalmente quería que alguien leyese lo que escribía, y la verdad es que me hizo muy feliz saber que a la gente a la que le he pasado el manuscrito completo le ha parecido algo bueno. 

Seguí escribiendo. Tengo muchos relatos cortos de adolescencia, unos de fantasía, otros de ciencia ficción, y además de mis estrenadas obras de teatro que os conté AQUÍ, también tengo muchos poemas, algunos de los cuales podéis leer AQUÍ.
 Aunque desde la enfermedad de mi padre y todo lo que vino después, la verdad es que no he vuelto a escribir como antes, y me cuesta mucho más concentrarme y lograr que salga algo bueno, con lo que me sienta satisfecha. Vamos, que me guste a mí principalmente.

Últimamente me he obligado a escribir buscando imágenes en internet que me inspiren, y actualizando mi blog personal con aquellas pequeñas historias que se me ocurren sobre ellas. Como es el caso de este ejemplo que podéis leer AQUÍ.

Hace unos días, vi que con motivo del XIV Festival Internacional Mágico HocusPocus 2015, dedicado al mundo de la Literatura, Esdrújula Ediciones y Hocus Pocus Group convocan el Concurso de Relatos Mágicos PALABRACADABRA, cuya temática es la magia y el ilusionismo, y bueno, ¡me he animado! El tema me encanta, y la verdad es que las Musas me asaltaron a la hora de la siesta con varias ideas. 

Así que me puse a ello, y nació un relato que justito justito ha cabido en las 500 palabras exigidas por las reglas del concurso. 
Me hace mucha ilusión que se lea. Si gano, genial, para qué lo vamos a negar, pero con que se lea, y guste, yo más que feliz. 

El enlace a los relatos participantes está AQUÍ, y como el mío lo acabo de mandar ahora a medio día, supongo que tardarán un poquito en subirlo. Pero ¡¡Estáis avisados!! Me encantaría que entráseis en la página de Facebook a leerlo, y que si realmente os gusta, le deis al "Me gusta". Eso no significa que vaya a ganar, porque depende del jurado, pero saber que lo habéis leído y os ha parecido digno de un like, me animaría mucho. 

EDITADO: 
PODÉIS LEER MI MINI RELATO AQUÍ. Son sólo cuatro minutos de vuestra vida, y un me gusta que no os cuesta ná de ná. ;D


domingo, 26 de julio de 2015

El viejo piano.


Aquellas fueron sus últimas notas. Notas amargas, notas de despedida. 
Las dejó caer sobre el ébano y el marfil como quien sopla las semillas de un diente de león, suavemente, con delicadeza. Pero sonaron duras, ásperas como la piedra salvaje. 
Quizá no quería dejarlas sonar, pero lo hizo. Y fueron las últimas.

Pasó el tiempo, y el viejo piano abandonado olvidó lo que era oír la música brincar entre sus cuerdas, golpear su madera, vibrar su interior.

Aquellas últimas notas que tocaron las manos que tantas veces lo habían despertado de su letargo aún resonaban en la memoria de sus teclas, pero sólo eran un vago recuerdo. 

Ansiaba sentir la música de nuevo. 

Un día empezó a notar cómo algo lo empujaba, le hacía daño. quebraba aquello que era sin poder evitarlo.


Al tiempo, mucho tiempo después soportando ese dolor, sonaron de repente un par de notas. En sus teclas había algo creciendo. Venía desde el Padre Suelo, se parecía a la madera de la que él provenía pero estaba viva. Y crecía, y al crecer lo rompía pero también le daba una nueva vida. 

El viejo piano y un joven árbol formaron un sólo ser. 

Y a veces, al agitar el viento las ramas del árbol, su tronco presionaba las teclas, y dejaba sonar algunas de las notas que el viejo piano guardaba y, aunque desafinadas por la humedad del bosque, seguían recordando a su viejo corazón que aquellas cuerdas aún podían ser pulsadas. Que aún quedaba música por escuchar. Que aunque estando rotos, podemos vibrar de nuevo.


sábado, 25 de julio de 2015

Piensa.

La próxima vez que entres a un comercio y veas una cara larga: piensa.
Tal vez creas que esa persona es una rancia, que es una antipática... Piensa.
La próxima vez que entres a un comercio no revuelvas como un poseso la mercancía musitando un "ya lo recogerán ellas, que para eso les pagan". Piensa.
A lo mejor no les pagan, o al menos no un sueldo digno, ni todas las horas que van a trabajar. A lo mejor su jornada (pagada) finaliza a una hora concreta pero tiene que quedarse a recoger eso que tú has tirado al suelo, pisoteado y revuelto por no agacharte a recoger, en horas que no les corresponden ni van a ver en su nómina, porque hasta que no esté toda la tienda perfecta, no pueden irse a su casa. Aunque sean las doce de la noche.
A lo mejor esas caras largas son fruto de un recorte injusto de personal para que la empresa doble beneficios, o de una bronca injustificada de los superiores porque lo quieren todo rápido y perfecto, aunque las manos no den abasto y tengan que poner en peligro su salud, física y mental, para ir más rápido y llegar a hacer una el trabajo que deberían hacer tres personas.
La próxima vez piensa que esa persona quizá no tiene elección, que intenta hacer lo mejor posible para atenderte, pero no le dejan hacerlo todo lo bien que quisiera, porque además de sus funciones tiene que hacer otras que no son de su competencia, sólo porque la empresa, de nuevo, ha recortado gastos en puestos esenciales, de los cuales ha mandado encargarse a personas sobreexplotadas sin experiencia en ese nuevo aspecto de su trabajo.
Piensa.
Piensa que aguantar tu mala educación no se la van a pagar en la nómina. Se te ha caido ese objeto, pues recógelo y déjalo al menos sobre una mesa, no tirado en el suelo y pisoteado, para que la siguiente como tú exija otro objeto similar "que no esté manchado de polvo o arrugado", porque a lo mejor a esa persona que se lo pides no le está permitido entrar en el almacén a por otra. Piensa. No es que ella no quiera ayudarte, es que no se lo permiten. No es que se invente que no hay más porque no quiera ir a mirar, es que ¡no-hay!.
La próxima vez piensa.


Y sí, esa persona es afortunada por tener un trabajo, por hacer una jornada mediocre con un sueldo bajo que al menos le permite comer...Pero que tenga algo no significa que ese algo esté bien, no significa que sea todo de color de rosa, y no significa que cuando hay una injusticia se tenga que quedar callado. No.

Hay muchas cosas peores en el mundo, pero eso no es motivo para que las pequeñas cosas que podemos ayudar a corregir las ignoremos porque "suerte que tiene que está trabajando". 

domingo, 12 de julio de 2015

Se nos escapa la arena.

Se nos pasa la vida sin hacer ruido, como granos de arena resvalando entre nuestros dedos.  Momentos fugaces que no podemos atrapar ni conservar, sólo vivir y recordar.

Se nos escapa la arena del reloj de la Vida y no podemos hacer nada para evitarlo. Miramos atrás con los ojos de la memoria, imaginamos cómo habría sido si aquello que cambió nuestro camino hubiese sido distinto.
O si hubiésemos hecho esto...o lo otro.
Si hubiésemos llegado antes o marchado más tarde.
Si hubiésemos estado o nunca existido.
Si...

Se nos desliza el reloj de la mano para recordarnos que en realidad no nos pertenece. Que somos sólo un recipiente lleno de arena, lleno de memorias, deseos, besos y personas. Que somos nosotros pero también somos ellos. Somos también lo que nos rodea.
Que andamos solos nuestro Camino, pues a solas hemos de traspasar la Última Puerta.
Pero durante nuestra andadura, vamos llenando el petate de odios y amores,  de ilusiones y llantos, de alegrías y enfados. De aquellos que quisimos y nos amaron; pero también de los que nos decepcionaron.

Llevamos un libro lleno de cicatrices, donde prensamos flores perfumadas que no queremos olvidar, y donde anotamos los agravios que deseamos extraviar.

Se nos escapa la vida;
Se nos vacía el reloj;
Y, sin embargo, aunque cada vez somos más pobres en Tiempo, somos más ricos en Verdad.

miércoles, 8 de julio de 2015

La serenidad de la brisa fría

Hace horas que la noche trajo la serenidad de su silencio. 
Una brisa fría recorre las calles y azota las persianas para colarse por balcones de las casas de los que intentan dormir. 
En su interior, las mentes de los seres que las habitan danzan en un duermevela agitado por los sonidos de la noche. 
Una ráfaga aquí, un grillo allá. El infernal pitido de una bestia de metal y el misterioso aullido de algún animal. 
En medio de ese estruendoso silencio las mentes gritan.


Saltan a ellas recuerdos que fueron vividos con lucidez.  
Y sonríen con los besos que dieron, y palidecen de tristeza con los que no llegaron a dar. 
Reviven aquella última palabra,  el último abrazo. Desean lo que no tienen y buscan un sentido a lo que llegó. 
Mentes inquietas, mentes listas para soñar. Se dejan llevar por el viento que las mece hasta ese lugar donde son libres. Donde no hay recuerdos ni predicciones. No hay lamentos ni elucubraciones. 
Tan solo hay "ahoras"; tan solo hay sueños que mientras ocurren son Verdad. 

martes, 7 de julio de 2015

Frases de cuento que inspiran a la Vida.

Hay cuentos que narran historias lejanas, leyendas de mundos que pudieron existir y que quizá sólo lo hicieron en la imaginación del escritor que, generosamente gracias a sus páginas, nos permite compartirlos y hacerlos nuestros.
En esos cuentos danzan silenciosas unas unas reflexiones que, tal vez, los más avispados lectores puedan aplicar a esa historia que ellos mismos protagonizan...


Frase extraída del relato "Wendy de los Gatos" del libro Reyes de Aire y Agua de Jesús Fernández Lozano.

jueves, 2 de julio de 2015

¿Alguien me recordará cuando se acabe el libro?

Mirando por la ventana de mi dormitorio, me viene a la cabeza una frase de Sir Terry Pratchett: "Eres sólo una coma en las páginas de la historia."
Y es que aunque mis vistas no sean bonitas hacen pensar: Cientos de ventanas con cientos de vidas dentro, con sus problemas, preocupaciones, sueños...


Cientos de vivencias que nunca serán contadas. Que pasarán desapercibidas en las páginas de la Historia.

Tal vez como yo.

Aunque al menos aspiro a que en los lugares que me importan, aún se me recuerde de vez en cuando, y que en el momento en el que haya que cerrar el libro, la página en la que salgo sea una de esas páginas que tienen los bordes más desgastados por haberse releído más, o incluso haberse marcado doblando la esquinita.

lunes, 29 de junio de 2015

El punto y la i: Las mujeres, sus obsesiones y cosificación.

Últimamente se debate mucho sobre las modelos y su influencia en la sociedad. Sobre si lo mejor es su delgadez o las lorzas...
Siempre he sido de la opinión que un intermedio, un equilibrio es lo mejor. Pero que si por lo que sea el cuerpo tiende a un lado u otro, mientras se tenga salud, ¡que le den a los cánones! 


Lo importante es sentirse feliz y cómoda con una misma. Y repito: siempre dentro de un marco saludable.
Yo desde pequeña he tenido complejo de rechoncha. Ahora veo mis fotos de mi infancia y adolescencia y (excepto en mi época de comulgar, que reventaba) ¡maldita sea, estaba estupenda! Afortunadamente esos malditos complejos no me dejaron convertirme en una arpía creída y estúpida como alguna que yo me sé, que siempre presumían de flacas y guapas, y ahora las recuerdo, y no me cambio por ellas ni harta de vino. Y la verdad es que fui muy feliz merendando mis bocatas de nocilla. Afortunadamente me crié en un hogar de cabezas bien amuebladas.

Ahora con algo más de conocimiento del ser humano y menos tonterías adolescentes, y estando en mi peso más que saludable de 60kg con mi 1,59, puedo decir que estoy en paz con mi cuerpo. No me gustan algunas partes, pero oye, son mías y las quiero igual.
Hace dos noches volví a ponerme un vestido que sólo había llevado una vez, hace 7 años. Uno de esos de punto que lo marcan todo y que compré sólo porque él era precioso, pero que nunca me ponía...
Pues ahí está. Comodísimo. Y yo a gusto. Sólo había que vigilar que no se escapasen las gemelas. Peeeero...ni complejos ni hostias. 




Así que, después de esta parrafada: CHICAS, dejáos de amarguricas ¡Que la vida es muy corta como para andarnos con tonterías!

Yo, por ejemplo, intento cuidarme, pero creédme: me doy muchos caprichos. Simplemente en mi día a día como sano. Ya perdí los casi 9 kilos que me sobraban y me hacían estar cansada y chof, ¡y vade retro con ellos!
El problema es obligarse y exigirse demasiado. Cuanto más te obsesionas con perder peso es peor. Tú come ligero, sin atracones, con menos aceites y más verduritas y más plancha...pero siempre equilibrando. Y sin dietas milagro. La comida es tu amiiiga.  Sólo hay que saber manejarla adecuadamente, y sobre todo, combinarla con ejercicio. Y no hace falta que te machaques en el gimnasio ni nada parecido. Actividades diarias, como ir caminando rapidito a los sitios es suficiente para mantenerte en forma.  Aunque siempre es aconsejable practicar algún deporte, lo malo es que en la vida que vivimos es complicado sacar tiempo, así que como movernos de un sitio a otro es inevitable, aprovecha y haz el trayecto, o al menos parte de él, andandito y coleando.

Cada vez más, se intenta cosificar y acomplejar a la mujer con todo tipo de productos para que consuma los máximos remedios para problemas QUE NO EXISTEN. Yo alucino viendo la publicidad. El jabón íntimo sólo para ellas (¡como si ellos no lo necesitasen!), las cremas corporales, las anti arrugas, las reductoras, los productos dietéticos, la protección solar...
Hay que oler bien, no transpirar, ir depilada hasta los brazos, el pelo perfecto y la cara de 15 años aunque tengas 50.
VAMOS A VER. Cagamos y meamos como todo ser vivo. Si hace calor sudamos y si no nos apetece llevar el pelo de película, pues moñete y a cascarla. Joder con la presión mediática. No somos princesas Disney. Somos personas. 




Y, ojo, que nos gusta estar guapas, ir bonicas cuando la ocasión lo merece, pero también tener el derecho a salir de casa "asilvestradas" sin que nadie nos tenga que juzgar por nuestro aspecto. Por ejmeplo: si una mujer no se depila un día ya es una guarra, pero si un hombre no se afeita es un moderno. ANDA AL GUANO. 
 
A nosotras se nos EXIJE perfección, y eso no es justo. Por eso digo que ¡¡complejos fuera!!
Nadie es perfecto, ni debería pretender serlo.


Acéptate como eres, quiérete, cuidate para estar sana y no para gustarle a nadie. La que tiene que vivir contigo toda tu vida eres tú, y sólo tú debes decidir sobre tu cuerpo, eso sí SIEMPRE CON RESPONSABILIDAD, que cuerpo sólo tenemos uno, y es nuestra mejor y única herramienta para vivir. ;P Y si has de escuchar a alguien, que sea un profesional cualificado que se preocupe por tu salud, no por tu aspecto físico. 

 

miércoles, 6 de mayo de 2015

El Aquelarre de Celfa

Hoy ha sido una tarde de recuerdos.
Junto a mi hermana y mi madre, hemos visionado un VHS (¡Sí, aún existen!) con las grabaciones de la que fue mi primera obra de teatro escrita y también dirigida. Luego vinieron tres más de diversa temática que también pude estrenar, pero sin duda de ésta guardo el mejor recuerdo.

La escribí a mediados de octubre de 2002, y aunque la estrenamos en Cella en junio de 2003, volvimos a hacer otro pase con más medios en agosto de 2004, ambos siendo un éxito de asistencia y al parecer gustando bastante a un público que no se conforma con cualquier cosa.

La obra se llama "El Aquelarre de Celfa" y es una historia ambientada en tierras turolenses en la época de Pedro I de Aragón, en el territorio entre Cella (citada por su nombre de entonces, Celfa la del Canal, en "El Cantar de Mío Cid") y Albarracín.



No quiero desvelar mucho el contenido de la trama, porque después de este revisionado quiero editarla en DVD con las diferentes versiones de ambos estrenos, los ensayos, y algunos contenidos extra, pero básicamente trata de una historia "costumbrista" podríamos llamarle, pero con elementos sobrenaturales y sobre todo, con gran importancia de las brujas tal como yo las imaginaba por aquel entonces.

Curiosamente, todavía no había caído en mis manos ningún ejemplar de la obra de Terry Pratchett, y es curioso, tal y como he comprobado hoy, que su idea esencial de las brujas, (valores, comportamiento...) y la mía se acercan bastante.

Mis toques de humor son más de una picaresca tipo "Lazarillo de Tormes" por llamarlos de alguna manera, pero los combino dentro de la historia con escenas con ese toque místico de las leyendas de brujas y aquelarres clásicos, y también con cierta epicidad cinematográfica del s.XXI en muchas de las escenas.

No me estoy comparando, ¡ni mucho menos! con el talento de Pratchett, genio entre los genios, ni con un gran clásico de nuestra literatura como es el Lazarillo, pero sí es verdad que ahora que veo mi obra desde un prisma más alejado, entiendo por qué esas obras (sobre todo Mundodisco) me han gustado tanto: es lo que quiero leer porque es lo que me gustaría llegar a escribir.

En cualquier caso, pueda mi Aquelarre gustar más o menos, sin duda fue una experiencia MARAVILLOSA. No sólo por el placer de escribir una obra de teatro, si no porque aun siendo mi ópera prima, se me dio la oportunidad de llevarla a cabo representándola frente a un público bastante exigente.


En la primera ocasión, conté con compañeros del grupo de teatro local en el que participaba como actriz por aquel entonces (recreaciones medievales en mi pueblo) y muuy pocos medios en cuanto a efectos especiales.
Pero en el reestreno del año siguiente, conseguí los cañones de humo, los focos de color, y todo aquel atrezzo que un presupuesto CERO pudo darme, viniendo todo de la ayuda y colaboración desinteresada de Ayuntamiento, Asoc.Amas de Casa, A.C. Hermandad de la Piedad, y sobre todo de un ADMIRABLE grupo de compañeros con los que durante unos meses formamos el grupo "ACÉLAE", y también amigos y familia, que se volcaron en el proyecto y que sin ser actores profesionales ninguno de ellos, sacaron adelante mi texto mejor de lo que podría haber imaginado. 




Fue una experiencia increíble. Dieron el 100% y plasmaron la historia que yo había fraguado en mi cabeza con unos medios escasos, pero con toda la ilusión del mundo, que permitió llenar la plaza de toros en las dos representaciones que realizamos y arrancar las risas, emoción y aplausos de un público que no dejó de darnos la enhorabuena durante semanas.

También recuerdo cómo mi madre en el primer pase, vino llorando hacia mí al finalizar, orgullosa y emocionada por lo que había visto. En el reestreno partició como extra. :D (Hoy nos hemos vuelto a emocionar hasta la lágrima juntas al verlo.)
Recuerdo especialmente también el abrazo de mi padre, que aunque era de pocas palabras en los temas sensibleros, sé que estaba orgulloso de mí, porque tanto él como mi madre me habían visto devorando libros desde pequeña, escribiendo muchas historias propias con la vieja Olivetti, o llenando libretas manuscritas con sueños y fantasías de "cuentos de hadas". Pero aquello era por fin real...

Estoy deseando editar el dvd, poderlo enseñar y que (repito: guste más o menos mi historia) podáis reconocer el valor de todos esos AMIGOS que llevo en mi corazón, y me ayudaron a dar voz a un sueño.


GRACIAS A TODOS VOSOTROS, a los que estáis y a los que os habéis ido...