Neko

Cita del momento:

"No se puede ir por ahí construyendo un mundo mejor para la gente. Sólo la gente puede construir un mundo mejor para la gente. Si no, es solamente una jaula."
-- Terry Pratchett, Brujas de Viaje.
Licencia de Creative Commons Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

sábado, 27 de octubre de 2007

He estado investigando un poco...

Origen de Halloween (según Wikipedia)

El hecho de que esta fiesta haya llegado hasta nuestros días es, en cierta medida, gracias al enorme despliegue comercial y la publicidad engendrada en el cine comercial norteamericano. Todos tenemos la típica imagen de niños norteamericanos correteando por las oscuras calles disfrazados de duendes, fantasmas y demonios, pidiendo dulces y golosinas a los habitantes de ese oscuro y tranquilo barrio de casas. Esta imagen en esos países no está muy alejada de la realidad y más o menos la fiesta discurre así. Pero en sus orígenes, la fiesta no era así, ni siquiera era ese su propósito.

Fiesta celta

Noche del 31 de octubre de algún año del siglo I a.C. La oscuridad se va cerniendo sobre un pequeño poblado celta. Al caer la noche se ven hogueras en todo el lugar, como si el fuego intentara rodear el poblado. Se escuchan cantos, y se ve a la gente danzar y tocar; parece una fiesta, la mayor de este pueblo. Los druidas, con un profundo sentimiento, se suben a los robles y encinas en busca de bayas de muérdago, armados para tal fin con una extraordinaria hoz de oro y un pequeño caldero. Se respira un aire distinto, no es el producido por las hogueras, ni por el perfume de los árboles, ni tampoco el otoño. Una puerta se ha abierto hacia otro mundo, otra dimensión. El mundo de los muertos convive con el de los vivos, y los antepasados vuelven a estar con los suyos.
Los celtas celebraban cuatro grandes fiestas a lo largo del año:

  • El Imbolc (o Imbolg): la primera de estas fiestas se celebraba a principios de febrero (sobre el 1º de dicho febrero), cuando las primeras flores empiezan a crecer, y era dedicada a la diosa Imbolc o Brigit, a la que se consagraban los animales supervivientes al paso del invierno, en especial a las hembras, puesto que era tiempo ya de engendrar para el futuro invierno.


  • El Beltaine: la segunda fiesta que se celebraba el 1º de mayo ( la víspera del 1º de mayo es la noche de Walpurgis ). Esta fiesta se dedicaba a Belenos, el dios del fuego. en este día el fuego era usado para purificar con su humo a los animales y a todo el pueblo. Se encendían hogueras en lo alto de los cerros (para los celtas esto tenía mucha importancia: era muy fuerte la unión que se sentían con la naturaleza, y desde lo alto se puede observar toda la grandeza de nuestra madre Tierra), y se apagaban éstas al día siguiente.


  • El Lughnasa (o Lugnasad o Lamas): se celebraba a mediados del mes de junio y se dedicaba a Lug en Irlanda, Lugus en las Galias y Lleu en Escocia. Aunque esta divinidad se conoce por diversos nombres, era el dios de la luz. Esta fiesta era la que más carácter agrario tenía, celebrándose una acción de gracias por la fertilidad de los animales y por la abundancia de las reservas alimenticias.


  • El Samhain: la última y más importante fiesta celta tenía lugar el 1º de noviembre. Este día significaba el día de año nuevo (siendo la víspera, el 31 de octubre, "nochevieja"), y a su vez indicaba que comenzaba una etapa: el invierno.

El año celta se divide en dos grandes periodos: el periodo de verano, que va desde el Beltane (mayo 1) hasta el Samhain (1º de noviembre), y el invierno (desde el Samhain hasta el Beltane siguiente).

El Samhain

Durante la noche del 31 de octubre los druidas (la casta sacerdotal de los celtas) recogían las bayas de muérdago de los troncos de encinas y robles, con una hoz de oro. ¿Y por qué una hoz de oro? Muy sencillo. Los celtas consideraban a este metal como un metal puro, y era por tanto el único que se podía utilizar para estos quehaceres. Una vez subidos al tronco de un roble o encina, los druidas cortaban baya por baya de muérdago mientras recitaba unos mantras, que seguramente eran para infundir más poder al muérdago. Por desgracia, los druidas no dejaron restos escritos pues así, como dijo Julio César "evitaban que su sistema de adiestramiento cayese en manos del vulgo y, segundo, que los estudiantes descuidaran el ejercicio de su memoria por confiar en la palabra escrita". Continuemos con el rito: acto seguido depositaban esas bayas en un calderito o las tiraban a un manto blanco que sostenía otro druida en el suelo. Esta descripción de este ritual se la debemos al historiador Plinio. Después, esas bayas tan especiales tendrían indudables poderes curativos para el poblado, y para sus elaboraciones "mágicas". También diremos que es en esta fiesta donde los druidas pueden comer carne de cerdo y beber vino, sólo esta noche. Seguramente os preguntareis ¿y el resto del año? Para ellos no estaba prohibido pero si estaba muy "desaconsejado"; debemos recordar que los druidas eran una casta sacerdotal, y que por tanto ejercían mucho poder sobre el poblado. Ellos eran los guías y los sabios y debían dar una imagen de serenidad y de respeto hacia los demás.

Durante esos días antes del año nuevo, tenían lugar innumerables sacrificios animales. Además de tener un carácter religioso, tenemos que tener en cuenta una cosa: la fecha. Se acerca el invierno y hay que empezar a almacenar para hacer frente a los duros meses que vienen por delante. Estos sacrificios de animales, se hacían con el objetivo de aprovisionarse de carne y de piel para el invierno. Era su peculiar "matanza", como la que se celebra en España. Bien, una vez efectuados los sacrificios, y recogidas las bayas de muérdago, volvamos a esta magnífica noche. Por todos es sabido que esa noche está relacionada muy directamente con el mundo de los muertos. Pues bien, esta creencia estaba muy arraigada en el pueblo celta. Ellos creían que esa noche, una "puerta" se abría, y la dimensión de los vivos quedaba en comunicación con la dimensión del mundo de los muertos, al menos por unas horas. Durante este periodo no se podía salir de la comunidad, pues en esta noche, la comunidad no se ponía en contacto con otras comunidades sino que se ponían en contacto con sus propios antepasados. Durante esas horas, se podía tocar, palpar e incluso se podía traspasar al mundo de los muertos. Por eso en todo el pueblo había hogueras. No se encendían con la intención de espantar a los malos espíritus ni nada de eso, sino que se encendían para poder guiar a los muertos en la oscuridad de la noche, para que encontrara a sus parientes y hogares, y se pudieran calentar con el calor del fuego del hogar. Como apunte final a esta fiesta celta, conviene mencionar una curiosa tradición: los celtas, esas noches, amontonaban las calaveras de sus muertos (y también de sus enemigos) y las pintaban. El significado de esta tradición en este pueblo no lo sé, pero tuvo repercusiones en otra culturas como la galaica. Esta cultura tenía en las encrucijadas amontonamientos de piedras (llamados milladouros) y se tenía la costumbre de depositar una piedra y pedir un deseo. Existe un milladouro en el camino de Santiago, que es famoso (además de estar cerca de Santiago de Compostela), porque posee una gran cruz de hierro. El hecho de depositar una piedra allí es signo de que no tendrás mala fortuna durante lo que resta del viaje, por eso los peregrinos suelen llevar una piedra desde su lugar de origen, o bien la cogen antes de llegar al milladouro.

Llegan los romanos

Desde Italia, tomando los dominios celtas, llegaron los romanos. Éstos ya tenían ocupados los últimos días de octubre y principios de noviembre con festividades que llamaban "Las Fiestas de Pomona", dedicadas a la diosa de los árboles frutales (era algo así como la vendimia o celebración de la cosecha), por lo que se mezclaron frutas con malos espíritus para celebrar este día. Las manzanas eran muy populares y pronto fueron parte de las celebraciones.

Influencia de las iglesias

La Iglesia de Roma decidió convertir la festividad al catolicismo. Ya de por sí traían un gran problema con el calendario, que les había sido insuficiente para darle un día a todos los santos. Así que dedicaron un solo día a todos los santos menores. Se instituyó el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos, que en Inglaterra (donde existía el problema) se denominó (traduciendo literalmente) como "All Hallows' Day", y a la noche anterior se le llamó "All Hallows' Eve". Con las ya conocidas contracciones tan acostumbradas en el inglés, esto pasó a ser "All Hallows' Eve" y finalmente "Halloween". Es así como las costumbres paganas llegaron a pertenecer a las tradiciones eclesiásticas.

De la Edad Media a la actualidad

En la Edad Media algunos bandoleros se disfrazaban de espíritus para cometer sus fechorías. De ahí viene la costrumbre de disfrazarse. Algunos años después esta festividad llega a Estados Unidos, traída por los pioneros, y es aceptada como una tradición, integrando todos los detalles antes mencionados. Era una fiesta católica de pequeños grupos de fieles, que se popularizó enormemente con la llegada de los irlandeses alrededor de 1840. Fueron ellos quienes le añadieron la "Jack-o-lantern" (la calabaza hueca con una vela dentro), ya que tenían una leyenda de un Jack a quien le prohibieron la entrada al Cielo y también al Infierno y se paseaba con una linterna, que era un rábano hueco con un carbón ardiente dentro (que le había dado el mismísimo Diablo), buscando la manera de entrar en el cielo o en el infierno. Los norteamericanos usaron una calabaza.

La fiesta, sin embargo, no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1921. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados. La internacionalización del Halloween se produjo a finales de los años 70 y principios de los 80 gracias al cine y a las series de televisión. En 1978, se estrenaba en EEUU y en el mundo entero La Noche de Halloween, de John Carpenter; una película ambientada en la víspera de Todos los Santos que supuso una referencia para el cine de terror de serie B; con innumerables secuelas e imitaciones. Por otro lado, éxitos de la pequeña pantalla como Los Simpson comenzaron a dedicar un capítulo cada año a Halloween hasta convertir la calabaza sonriente en una imagen tan conocida como la Coca-Cola. Hoy en día Halloween es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidenense y canadiense. En el Viejo Continente son muchas las ciudades en que los jóvenes deciden adoptar la tradición y disfrazarse o celebrar fiestas.


<<span class=

En el caso de que el día 31 celebréis la Víspera de Todos los Santos,
¿Os vais a disfrazar? ¿De qué?
¿Cuales han sido vuestros disfraces más aplaudidos?


7 comentarios:

Surien dijo...

Weee!

Así que a ti también te ha dado pro investigar porque en esta noche se siente algo raro al margen de lso disfraces, calabazas y demas hortalizadas yankis eh? Una vez me dio por investigar y me enteré más o menos del o mismo que tu, a que mola como se van transformando las fiestas eh? Unas veces por conveniencia y otras por puro vicio como ahora, y es que, que way es halloween, vamos a COMPRAR difracesy cosas por el estilo, cual será el próximo día de fes...negocio? jejej, lástima q una festividad tan antigua y común en tantos sitios se pervierta...pero aun así MOLA

Alex dijo...

Mis drugos y yo esperamos videarte mi querida nabotchka, el miercoles,en algun moloko bar, para más tarde mientras retumbe en nuestras quijoteras alguna del buen Ludwig practicar el viejo uno-dos,uno-dos de esa forma que ningún tonto billi boy sabe prácticar,oh sí...

Selerkála dijo...

Ehhhh! Surien, Bienvenido a mi humilde morada!
Me alegro de que me hayas visitado por estos lares más "decentes" que en los que nos conocimos, jejeje!
Es curioso lo de los americanos, sí...Ayer me encontré defendiendo a capa y espada esta tradición EUROPEA al igual que la de San Nicolás, taaaan afamada a la par que "pervertida" por los yankis...bahh...

Alex, a veces me das miedo...Jajaja!
Aceptado queda ese baile XP

Elbereth dijo...

Vaya, parece que samhain promete... ;)

Nienna dijo...

¿pero habrá "drugos"????
que miedo que me dan!!

Surien dijo...

De na! Jeje la verdad es que ya estoy un poco harto de aquello con tanta pose y tanta tontería, ya sabes a lo que me refiero, donde esté una buena foto de vikingo...;) Ja ja las defendías a capa y espada? Yo más que defender simplemente digo que no se tomen las cosas por lo que no son, si quieres celebrar algo, al menos que sepas de que es, la fiesta gratuita se hace cualquier sábado (y mola igualmente jeje).
En cualquier caso mi samhain no promete más que otro, pero volveré a sentir ese halo mágico que siento en todos los samhain, espero que ningún muerto me toque el culo mientras duermo. ;)

Finduilas dijo...

Hehehe, sí que sabía lo de Samhain y Pomona, pero no lo demás, es muy interesante :D (¡chicas, celebremos el Samhain a la antigua usanza! ¡¡Desnudémonos y dancemos bajo las estrellas ^^ !!)
Lo que sí me da pena es que por asumir las formas de celebración de los demás perdamos las nuestras, aunque todas tengan un origen común...En fin, que se le va a hacer, cosas de la globalizacíón.

Un besazo wapísima, y te veo en Diciembre ^^

MUAKKK