Neko

Cita del momento:

"No se puede ir por ahí construyendo un mundo mejor para la gente. Sólo la gente puede construir un mundo mejor para la gente. Si no, es solamente una jaula."
-- Terry Pratchett, Brujas de Viaje.
Licencia de Creative Commons Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

viernes, 20 de marzo de 2009

Desmontando mitos: El Unicornio

El Unicornio. Ese precioso animal mitológico, presente en una ingente cantidad de relatos, leyendas, cuentos fantásticos, películas... portadas de discos, camisetas, tatuajes...^^



Esa imagen de la brumosa fäerie que nos conecta con una amable representación de un caballo blanco, puro, salvaje, con un poderoso cuerno en la frente.......¡meeeeeeeec! Error.

Hubo un tiempo en que no fue así.

Los orígenes de la aparición del unicornio en la mitología, se remontan a Ctesias de Cnido (Caria) (griego Κτησίας) que fue un historiador y médico griego que nació alrededor del inicio de la segunda mitad del siglo V a. C. Acompañó a Alejandro Magno por la India, tomando nota de curiosidades para sus relatos historiográficos.

En esas notas, nos habla de un gran asno de cabeza roja oscura y ojos azul oscuro, con un gran cuerno en la frente, cuya punta es roja, base blanca, y parte central negra. Contaba además, que al pulverizar dicho cuerno, se lograba un antídoto para drogas mortales.

A fines del S.IV, Aristóteles escribe (dentro de su amplia producción mitográfica relacionada con la naturaleza) un pasaje en el que vuelve a aparecer el unicornio (cuyo nombre griego era "monoceros", puesto que unicornio es una latinización posterior), pues Aristóteles hace una relación entre el número de cuernos de los animales en relación con la forma de sus pezuñas. Por ejemplo, un animal de pezuña partida, tenía dos cuernos, mientras que uno de un sólo casco, tenía un sólo cuerno. Es ahí donde cita como ejemplo el asno de la India que recogió Ctesias.

Después, Plinio habla también de que en la India dan caza a un animal llamado "unicornio", formado por partes de diferentes animales (cuerpo de caballo, cabeza de ciervo, patas de elefante y cola de jabalí), con un gran cuerno negro en la frente. Al parecer, según decía Plinio, era tan salvaje que no se le podía atrapar vivo.

Pero entonces llega Isidoro de Sevilla en el S.VII y dice que sí, que es posible atrapar vivo al Unicornio, siempre y cuando sea atraído por una virgen.



De ahí que poco a poco, el Unicornio se vaya asociando a la idea de pureza, y se transforme su color al blanco (color de la pureza por antonomasia), y su imagen quede como un precioso caballo sin mezclas de otros animales en su fisionomía.

De esta forma, siguiendo el rastro de escritos historiográficos, mitológicos y científicos se llega del primitivo y originario monoceros, al impoluto unicornio de los cuentos.

Namiaurë!

4 comentarios:

LaicaNuru dijo...

Buenas

Osea, que el que mas se aproxima es Plinio describiendo un rinoceronte no?

Anónimo dijo...

Buena reseña, os recomiendo a todos el libro "en busca del unicornio" de Juan Eslava Galán que ganó un premio planeta. Es una novela muy divertida que narra las desventuras de una partida de soldados Castellanos enviados a Africa a cazar el unicornio para devolver la fortaleza al "miembro viril" del rey Castellano XDDD

Lo curioso es que al final del libro el autor cuenta que se le ocurrio la idea de escribir el libro por que al exhumar la tumba del rey castellano ummmm ¿Enrrique IV? aparecio una cosa gris que nadie sabia que podia ser, y al analizarlo resultó ser un trozo de cuerno de rinoceronte...


Snaga

Anónimo dijo...

Very interesting.

Besacos.

Altáriel of Shalott, sin loggear.

Finduilas dijo...

Mola ^^
Y tb el tuneo que le has dado al blog, está muy bonito!!