Neko

Cita del momento:

"No se puede ir por ahí construyendo un mundo mejor para la gente. Sólo la gente puede construir un mundo mejor para la gente. Si no, es solamente una jaula."
-- Terry Pratchett, Brujas de Viaje.
Licencia de Creative Commons Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

jueves, 23 de octubre de 2008

Filosofaaando.

Anoche Berto en Buenafuente ha dicho algo así como: “según un provervio esquimal, el roce hace el cariño, así que rozaos cuanto podáis.”
Pues sí, el roce hace el cariño, y del cariño al amor hay muy pocos pasos...Y del amor al odio uno sólo. Afortunadamente, nunca he dado el paso del amor al odio. Y espero no darlo jamás.

Odiar sin haber amado...uhm... eso sí. Aun par de personas. Aunque tampoco era odio, odio. Más bien pampurria-tirria-manía-asco... Pero se me pasó con los años. ¿Para que sirve acumular odio? Lo único que provoca es acidez de estómago. Aunque sí, he de reconocer que sigo sin soportar la bandera brasileña. Gñe.
Mi filósofo privado me dijo hace poco: “Hay dos clases de personas: los necios, que ni olvidan ni perdonan, y los sabios, que perdonan pero no olvidan.”

Hay situaciones en la vida en las que se nos presentan elecciones difíciles de llevar a cabo, como por ejemplo, dar el primer paso en una reconciliación de cuya pelea no se ha tenido la culpa y en la que te has llevado la (aparente) peor parte. Pero ahí es donde entra el grado de sabiduria que uno posee, la capacidad para comprender al prójimo, el autocontrol, la habilidad para apartar el orgullo del razonamiento lógico, el altruísmo para con terceras partes en contienda...

Sin embargo, es una ardua tarea separar los sentimientos de la razón a la hora de emitir un juicio, de planificar una acción o de tomar una decisión. Pero escudándonos en el bien común, podemos acercarnos a la solución correcta de los conflictos en los que se mezcla el corazón y la cabeza.

Ya lo decían en American History X: “La vida es demasiado corta como para estar siempre cabreado.”

Sólo hay que tener valor y elegir el momento adecuado para actuar... Y perdonar; aunque sea el agraviado el que tenga que dar el primer paso.

2 comentarios:

Capitán Tindo Sparrow dijo...

Di que sí, darlin' ^^ Wilde rebatía el concepto del Patriotismo, pero poca gente hay que arremeta contra el orgullo, que es algo casi igual de estúpido. No sabes la cantidad de problemas que evitas (o resuelves) pasando olímpicamente de no hacer algo por temor a lo que piensen los demás.

En una línea filosófica más mía... ¿estás segura de que tienes algo de Fëanoriana? Porque esa vena valiente les es demasiado ajena XDDDD

^3^ Miquelitos ;P!

Selerkála dijo...

Lo de la opinión de los demás es siempre muy secundario para mí.
Esto es más bien una cuestión de lo que piense dentro de mí...